Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

El objetivo de este blog es unicamente difundir la palabra de Dios y proveer un medio sencillo y practico para ayudarnos unos a otros a crecer y mantenernos firmes en la fe que nos dejo Jesucristo, el Hijo de Dios.

Una carta de recomendación

Publicado en 22 Enero 2010 por PALABRAS SENCILLAS in UNA CUCHARADITA AL DIA

UNA CARTA DE RECOMENDACIONrecomendacion.jpg

Cuando se solicita trabajo en alguna empresa, es normal que te pidan aparte de tu curriculum, cartas de recomendación laboral y personal; cuando solicitas un préstamo bancario o hipotecario, no solo te piden constancia de ingresos y una garantía, sino que también referencias bancarias y comerciales para saber tu record crediticio y como has manejado tus cuentas. Hoy en día es casi imprescindible tener un amigo o conocido que de referencia de nosotros o para que nos ayude para conseguir algo, que puede ir desde cosas tan simples como ahorrarnos una cola en el banco o alguna oficina burócrata, hasta conseguir empleo o un préstamo bancario.

2 CORINTIOS 3:1-3

¿Comenzamos otra vez a recomendarnos a nosotros mismos?  ¿O tenemos necesidad,  como algunos,  de cartas de recomendación para vosotros,  o de recomendación de vosotros?  Nuestras cartas sois vosotros,  escritas en nuestros corazones,  conocidas y leídas por todos los hombres; siendo manifiesto que sois carta de Cristo expedida por nosotros,  escrita no con tinta,  sino con el Espíritu del Dios vivo;  no en tablas de piedra,  sino en tablas de carne del corazón.

 

Dios nos conoce al cien por ciento y nada podemos ocultarle; no necesitamos que nadie más hable bien por nosotros, sino nuestra actitud, pensamientos y sentimientos los que reflejaran y dirán en realidad quienes somos. Ser cristiano no es un como un empleo donde podríamos necesitar una recomendación o documento, incluso falsificar cartas o hasta sobornar gente para que nos contraten y decir que somos cristianos; ser cristiano es una vida nueva en Cristo, lo que significa que si bien no seremos perfectos, día a día haremos un extra esfuerzo por ser mejores personas al servicio del prójimo, independientemente de la actitud y personalidad de la otra persona.

Quizás en ocasiones nos preocupamos mas por que alguien buenas referencias de nosotros, aunque sepamos que en realidad tenemos una mala actitud. En el diario vivir podremos hacer trampas y engañar a las personas, pero tarde o temprano la verdad sale a la luz: tu irresponsabilidad de pago de deudas, ineficiencia en el trabajo, lo vulgar, inexperto o mentiroso que seas, la verdad siempre sale a la luz, pero a nuestro Señor no puedes ocultarle nada, el incluso ya sabe hasta lo que vas a pensar, mucho antes que tu.

Sé tu mismo la carta de presentación y recomendación, toma buenos hábitos, una actitud positiva, de servicio y que sea el reflejo de que lo eres, da un buen testimonio para gloria y honra de nuestro Señor Jesucristo. Dios te bendiga.
Comentar este post