Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

El objetivo de este blog es unicamente difundir la palabra de Dios y proveer un medio sencillo y practico para ayudarnos unos a otros a crecer y mantenernos firmes en la fe que nos dejo Jesucristo, el Hijo de Dios.

¿Quien pagara los platos rotos?

Publicado en 7 Junio 2010 por PALABRAS SENCILLAS in UNA CUCHARADITA AL DIA

¿QUIEN PAGARA LOS PLATOS ROTOS?

Una de las actitudes más comunes entre las personas es que cuando nos sucede algo o nos hacen algún mal, por lo general pensamos en vengarnos y desquitarnos con aquella persona que nos daño o con alguien de su familia, lo único que pensamos en esos momentos es en desahogarnos y hacerle lo mismo o algo peor a quien nos ha dañado verbal o físicamente.


2  CRÒNICAS 25:1-4 De veinticinco años era Amasías cuando comenzó a reinar,  y veintinueve años reinó en  Jerusalén: el nombre de su madre fue Joadan,  de Jerusalén. Hizo él lo recto ante los ojos de Jehová aunque no de perfecto corazón. Y luego que fue confirmado en el reino,  mató a los siervos que habían matado al rey su padre; pero no mató a los hijos de ellos,  según lo que está escrito en la ley en el libro de Moisés,  donde Jehová mandó diciendo: No morirán los padres por los hijos,  ni los hijos por los padres;  mas cada uno morirá por su pecado.


ninos-jugando.JPG

Aparte que el odio y la venganza son malas consejeras, no esta en nosotros juzgar a alguien, es Dios a quien debemos dejarle que haga justicia por nosotros, muchos dirán: “es difícil quedarse de brazos cruzados y yo no me voy a quedar tranquilo hasta que el otro pague lo que me hizo”; se perfectamente lo difícil que es no tener esa actitud de venganza, pero sobre todo, además de desahogar nuestra ira contra alguien, en muchos casos lo hacemos con las personas menos indicadas, personas inocentes que no tienen que pagar los platos rotos de otros; podemos ver como en los trabajos los jefes desahogan su ira o  ignorancia con sus subalternos; en los deportes vemos como pasa de ser un deporte a una lucha por ver quien es el mas fuerte, todo por el simple hecho de no quedarse con el golpe recibido y buscar otra persona para desquitarse.

Es importante reconocer que Dios nos juzga a cada uno por nuestras acciones, no voy a ser juzgado por lo que otro haya hecho o vaya hacer, mis hijos no sufrirán por mis pecados, ni tampoco serán liberados de los suyos por mis acciones. La relación es directa con el Señor, que  podemos pedir en oración por algún hermano es otra cosa, lo que no debemos olvidar es que cada uno dará cuentas de lo que haya hecho cuando se encuentre cara a cara con Dios. Comprendamos la misericordia del Señor, como El perdona nuestros pecados, aprendamos a amarnos y comportarnos como personas civilizadas pero sobre todo como buenos cristianos, amándonos unos a otros.

Dios te bendiga.

Comentar este post