Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

El objetivo de este blog es unicamente difundir la palabra de Dios y proveer un medio sencillo y practico para ayudarnos unos a otros a crecer y mantenernos firmes en la fe que nos dejo Jesucristo, el Hijo de Dios.

El valiente llega hasta donde el cobarde deja

Publicado en 30 Octubre 2009 por PALABRAS SENCILLAS in UNA CUCHARADITA AL DIA

EL VALIENTE LLEGA HASTA

DONDE EL COBARDE DEJA

Me imagino que has escuchado en diferentes ocasiones y de diversas formas la historia de David y Goliat, y lo que mas nos llama la atención es el valor que tiene el pequeño pastor al enfrentarse al gigante, ¿pero, que sucede con todos los soldados del rey Saúl?, todos tuvieron la valentía de ser parte del ejercito, de estar al lado del rey y prepararse para la batalla, pero ninguno tuvo el suficiente valor para enfrentarse al gigante. ¿Porque?

 

1SAMUEL 17:1-11

Los filisteos juntaron sus ejércitos para la guerra,  y se congregaron en Soco,  que es de Judá,  y acamparon entre Soco y Azeca,  en Efes-damim. También Saúl y los hombres de Israel se juntaron,  y acamparon en el valle de Ela,  y se pusieron en orden de batalla contra los filisteos. Y los filisteos estaban sobre un monte a un lado,  e Israel estaba sobre otro monte al otro lado,  y el valle entre ellos.

Salió entonces del campamento de los filisteos un paladín,  el cual se llamaba Goliat,  de Gat,  y tenía de altura seis codos   y un palmo. Y traía un casco de bronce en su cabeza,  y llevaba una cota de malla;  y era el peso de la cota cinco mil siclos   de bronce. Sobre sus piernas traía grebas de bronce,  y jabalina de bronce entre sus hombros. El asta de su lanza era como un rodillo de telar,  y tenía el hierro de su lanza seiscientos siclos   de hierro;  e iba su escudero delante de él.

Y se paró y dio voces a los escuadrones de Israel,  diciéndoles: ¿Para qué os habéis puesto en orden de batalla?  ¿No soy yo el filisteo,  y vosotros los siervos de Saúl?  Escoged de entre vosotros un hombre que venga contra mí. Si él pudiere pelear conmigo,  y me venciere,  nosotros seremos vuestros siervos;  y si yo pudiere más que él,  y lo venciere,  vosotros seréis nuestros siervos y nos serviréis. Y añadió el filisteo: Hoy yo he desafiado al campamento de Israel;  dadme un hombre que pelee conmigo.

Oyendo Saúl y todo Israel estas palabras del filisteo,  se turbaron y tuvieron gran miedo.

 

A muchos cristianos nos sucede eso mismo que le paso al ejercito de Saúl, que no tenemos el valor suficiente de salir a la batalla, si podemos salir corriendo los domingos a la iglesia, pero al momento de enfrentar las dificultades o trampas del enemigo, pensamos únicamente en ocultarnos y ver de lejos al gigante enemigo llamado problema.

Por experiencia propia se que es complicado hacer lo correcto, muchas veces nos enfrentamos a situaciones complejas y difíciles, donde nuestra decisión es sumamente importante, que no solo afectara nuestro futuro sino que el de muchas personas mas, pero de lo que debemos estar claros es que generalmente actuamos por el querer ser, mas que por el deber ser. Hacer lo correcto es muy difícil, pero no imposible, solamente requiere tener la suficiente convicción que todo enemigo podemos vencer con la ayuda de Dios, tomado de Su Mano y guiados por el Espíritu Santo.


No es lo que te pongas o que digas  lo que dirá cuan valiente eres, no importa tu preparación académica o las cosas que usas para demostrar que realmente eres cristiano, sino tu actitud ante los demás,  ese valor que demuestres para ayudar y servir, para dar tu vida por los demás para gloria y honra de nuestro Señor.

 

Me imagino que muchas al haber leído en la Biblia o visto en televisión esta historia, dijeron: “Yo hubiera hecho lo mismo que David”, pero si en realidad no han tenido el valor de dejar sus vicios, si ni siquiera han podido tener la valentía de amar a su prójimo, de perdonar a quienes nos han hecho daño, entonces como pueden hablar de valentía. Es muy fácil hablar y decir con mucho garbo, yo soy cristiano.

No trabajes ni seas parte del ejercito de Saúl, mejor se parte del ejercito de Cristo, solo ten la seguridad y la convicción que el Señor nos protege, sin buscar algún beneficio personal, solamente servir y agradar a Dios

 

Tengamos el valor de enfrentarnos a nuestros enemigos, no permitamos vivir una vida en aparente valentía, no para que nos vean los demás y nos teman, sino para demostrar que clase de cristianos somos y a quien le servimos, pero sobre todo recuerda que Jesucristo esta a tu lado y con El estamos de victoria en victoria.

 

Dios te bendiga.

Comentar este post

Dario 11/02/2009 15:23


me gusto muchoo tu blog, quiero decirles que le deseo lo mejor en cristo, nuestro Señor, quiero invitarlos a mi humilde blog, y poder recibir vuestras criticas que seran bien recibidas , el
objectivo es que todo lo que hagamos sea para la Gloria de Dios. Mi blog es _http://labiblia.over-blog.es/