Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

El objetivo de este blog es unicamente difundir la palabra de Dios y proveer un medio sencillo y practico para ayudarnos unos a otros a crecer y mantenernos firmes en la fe que nos dejo Jesucristo, el Hijo de Dios.

No te amargues mi dulzura

Publicado en 1 Septiembre 2009 por PALABRAS SENCILLAS in UNA CUCHARADITA AL DIA

NO TE AMARGUES MI DULZURA

Es increíble como a muchas personas, les gusta dar lastima, sentir autocompasión, y lamentarse tanto, ponen una y mil excusas o razones a su desgracia, viendo a que o a quien le echan la culpa de su miseria, lo peor, es que en ocasiones usan el nombre de Dios para sus lamentos, sin darse cuenta que son parte de un gran plan que esta mas allá de su entendimiento e imaginación.

RUT 1:18-22

Y viendo Noemí que estaba tan resuelta a ir con ella,  no dijo más. Anduvieron,  pues,  ellas dos hasta que llegaron a Belén;  y aconteció que habiendo entrado en Belén,  toda la ciudad se conmovió por causa de ellas,  y decían: ¿No es ésta Noemí? Y ella les respondía: No me llaméis Noemí,  sino llamadme Mara;  porque en grande amargura me ha puesto el Todopoderoso.  Yo me fui llena,  pero Jehová me ha vuelto con las manos vacías.  ¿Por qué me llamaréis Noemí,  ya que Jehová ha dado testimonio contra mí,  y el Todopoderoso me ha afligido?  Así volvió Noemí,  y Rut la moabita su nuera con ella;  volvió de los campos de Moab,  y llegaron a Belén al comienzo de la siega de la cebada.


 

Para Noemí era inimaginable y desconocido que papel estaba jugando ella en la historia, pero en ese preciso momento estaba sintiendo lastima por si misma, aunque atribuía a Dios lo que estaba pasando, es un poco contradictorio, el hecho que por un lado digas aceptar la voluntad de Dios, pero por otro lado te lamentas de papel dentro de Su plan perfecto.

En el idioma Hebreo Noemí significa “mi dulzura” y Mara “amargura”. Cuantos de nosotros tenemos tantas cosas que endulzan nuestra vida, pero por nuestra necedad inconformismo e impaciencia la tildamos de una vida triste y amarga, pensando que el Señor no nos escucha o simplemente que tenemos mala suerte, que nacimos con mala estrella y hacemos de nuestra vida un verdadero calvario mental.

 

Tu eres un hijo de Dios, no pierdas de vista el papel que juegas, valora lo que tienes y sobre todo confía en el Señor, ten fe en El, camina con alegría y mucha seguridad a Su lado, no pretendas entender a nuestro Padre, nuestra vista y mente son muy cortas como para poder comprender la grandeza y el poder de Dios. En lugar de querer dar lastima, mejor ponle sabor a la vida de los demás, endulza los días de las personas que te rodean, ayúdales, ámalas, sírveles, muéstrales el camino hacia Cristo con una sincera sonrisa del corazón.

Dios te bendiga.

Comentar este post