Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

El objetivo de este blog es unicamente difundir la palabra de Dios y proveer un medio sencillo y practico para ayudarnos unos a otros a crecer y mantenernos firmes en la fe que nos dejo Jesucristo, el Hijo de Dios.

Humildad e inocencia perdida

Publicado en 23 Junio 2009 por PALABRAS SENCILLAS in UNA CUCHARADITA AL DIA

HUMILDAD E INOCENCIA PERDIDA

Cuando somos niños, nuestra inocencia es lo más preciado que tenemos en ese momento, la humildad con que nos comportamos y no vemos diferencias entre las personas, confiamos ciegamente en nuestros padres o tutores y no pensamos en hacerle daño a los demás; que bonita esa etapa de la vida, que bueno seria que esa etapa fuera eterna, nos ahorraríamos muchos problemas.

 

JUAN 3:1-8

Había un hombre de los fariseos que se llamaba Nicodemo,  un principal entre los judíos. Este vino a Jesús de noche,  y le dijo: Rabí,  sabemos que has venido de Dios como maestro;  porque nadie puede hacer estas señales que tú haces,  si no está Dios con él.

Respondió Jesús y le dijo: De cierto,  de cierto te digo,  que el que no naciere de nuevo,  no puede ver el reino de Dios.

Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo?  ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre,  y nacer?

Respondió Jesús: De cierto,  de cierto te digo,  que el que no naciere de agua y del Espíritu,  no puede entrar en el reino de Dios. Lo que es nacido de la carne,  carne es;  y lo que es nacido del Espíritu,  espíritu es.  No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo. El viento sopla de donde quiere,  y oyes su sonido;  mas ni sabes de dónde viene,  ni a dónde va;  así es todo aquel que es nacido del Espíritu.

Hay que cambiar nuestra actitud y pensamientos pecaminosos tan llenos de maldad, hagamos que nuestro corazón busque servir y hacer el bien al prójimo, sin distinción de raza, religión o credo, sin embargo en el ser humano siempre existe la discriminación racial, el abuso de poder y la venganza, siempre sobran razones para excusarnos cuando cometemos cualquier acto de maldad.


La forma de vivir del ser humano es con una conducta de soberbia, de irrespeto hacia Dios, somos tan desobedientes y mal agradecidos que muchas veces únicamente nos basamos en el cambio físico como persona, pero en realidad nuestro interior no lo logramos cambiar, nos quedamos solo en la buenas intensiones de ser mas humildes, sinceros y serviciales al Señor.


Debemos volver a ser como niños: inocentes, humildes, amorosos y sin sentimiento ni pensamientos de maldad, para poder disfrutar de una nueva vida en Cristo, debemos renacer en una nueva criatura, dejar atrás al viejo hombre o mujer que éramos y dejar que el Espíritu Santo nos engendre y nacer como verdaderos hijos de Dios. El Señor te bendiga.

Comentar este post