Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

El objetivo de este blog es unicamente difundir la palabra de Dios y proveer un medio sencillo y practico para ayudarnos unos a otros a crecer y mantenernos firmes en la fe que nos dejo Jesucristo, el Hijo de Dios.

La fe no se mide

Publicado en 16 Junio 2009 por PALABRAS SENCILLAS in UNA CUCHARADITA AL DIA

LA FE NO SE MIDE

La confianza en las personas se va ganando poco a poco, a tal grado que decimos que confiamos o tenemos fe en que esa persona no nos falla, que metemos las manos al fuego por esa persona. Es muy importante que en una relación de amistad o de trabajo exista una confianza sólida, obviamente solidificada através del tiempo de las pruebas que esta haya superado. En ocasiones esta confianza es rota por alguna de las partes involucradas y empezamos a decir que va disminuyendo la confianza y la seguridad en la relación, al punto de romperse por completo y hacerse daño mutuo.

Después que la fe de los discípulos de Jesús fue probada en la barca, estos confirmaron que Jesús era el Hijo de Dios y la voz se corrió por los pueblos cercanos.

MATEO 14:34-36

Y terminada la travesía,  vinieron a tierra de Genesaret.

Cuando le conocieron los hombres de aquel lugar,  enviaron noticia por toda aquella tierra alrededor,  y trajeron a él todos los enfermos; y le rogaban que les dejase tocar solamente el borde de su manto;  y todos los que lo tocaron,  quedaron sanos.




La fe mostrada por estas personas era tal que no había cabida para la duda, simplemente se tiene fe y punto, ellos no habían presenciado ningún milagro aun sino simplemente tuvieron fe, pero tal era la confianza y la seguridad en el Hijo de Dios que la relación con El Señor fue perfecta.

En varias ocasiones hemos utilizado algunas frases parecidas a estas: “Mi fe ha crecido”, “estoy creciendo en la fe”, “ya no tengo tanta fe como antes”.

Cuando creemos en Cristo no se trata de calificar el nivel de fe que pueda tener en El, aquí no hay donde perderse: hay fe o no hay, es blanco o negro, pero no existen puntos intermedios, no podemos decir que confiamos en Dios en términos parciales, es imposible, no existe una relación de este tipo con el Señor.

Cristo se entrego a la cruz por completo, Dios nos dio a Su Hijo, se entrego El mismo convirtiéndose en hombre para salvarnos, no hubieron términos medios para esta salvación, lo mismo debemos ser nosotros, si bien hay un proceso para conocer de Dios, la  confianza y la fe no tiene niveles, esta debe ser completa, total, firme y constante. Debes evaluar si tienes o no fe en Cristo, eso no me lo contestes a mí, contéstale a Dios con tu corazón, El podrá escucharte y sabe perfectamente lo que hay dentro de ti. Dios te bendiga.

Comentar este post

ignacio murillo 04/26/2016 16:45

Buen punto Paco Martinez..gracias

Paco Martínez 06/19/2009 00:08

Hola Marcos:

Acabo de leer el comentario que has hecho acerca de la fe y estamos de acuerdo en bastantes cosas. No obstante, me gustaría compartir contigo unas palabras al respecto.

Mencionas que si creemos en Cristo “no se debe calificar el nivel de fe que se tenga en él” por lo que “estoy creciendo en la fe” o “ya no tengo tanta fe como antes” no son expresiones acertadas.

Es cierto que la fe para que sea válida se ha de ejercer, como dice Santiago en su carta “la fe sin obras está muerta” (Santiago 2:26)

Pero la fe se puede “echar a un lado y naufragar espiritualmente” (1 Timoteo 1:19). En el primer siglo hubieron quienes se desviaron y subvirtieron la fe de algunos (2 Timoteo 2:17,18). Al volverse a las cosas de atrás, están los que se comparan a perros que vuelven a su vómito (2 Pedro 2:20-22). No extraña pues, que los discípulos de Jesús le dijeran a su maestro en cierta ocasión: “Danos más fe” (Lucas 17:5)

Por esa razón, dice el apóstol Pablo: “Cuidado hermanos, por temor de que alguna vez se desarrolle en alguno de ustedes un corazón inicuo y falto de fe al alejarse del Dios vivo” (Hebreos 3:12). Y también escribió: “Por eso es necesario que prestemos más de la acostumbrada atención a las cosas oídas por nosotros, para que nunca se nos lleve a la deriva”. (Hebreos 2:1)

De una manera muy acertada, de nuevo el apóstol Pablo, vuelve en el capítulo 6 de la carta a los Hebreos a mencionar este asunto: “Deseamos que cada uno de ustedes muestre la misma diligencia a fin de tener la plena seguridad de la esperanza hasta el fin, para que no se hagan indolentes, sino que sean imitadores de los que mediante fe y paciencia heredan las promesas” (Hebreos 6:11,12)

Por lo tanto, creo que nuestra fe se profundiza aún más como resultado del conocimiento de la verdad, pero por otro lado se puede debilitar si no la cuidamos y atesoramos como algo precioso que queremos conservar.

Un cordial saludo. Paco Martínez.

Marcos Gomez 04/26/2016 17:00

Buen día Paco, agradezco mucho tu comentario y tienes mucha razón. Saludos.