Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

El objetivo de este blog es unicamente difundir la palabra de Dios y proveer un medio sencillo y practico para ayudarnos unos a otros a crecer y mantenernos firmes en la fe que nos dejo Jesucristo, el Hijo de Dios.

Se necesitan vigilantes constantes

Publicado en 18 Mayo 2009 por PALABRAS SENCILLAS in UNA CUCHARADITA AL DIA

SE NECESITAN VIGILANTES CONSTANTES

Hoy en día, es muy común contratar agentes de seguridad privada que resguarde de forma constante los bienes materiales y la integridad física de la persona y de su familia. Para la mayoría, entre más vigilancia exista, se sienten más seguras, algunos hasta quisieran tener un vigilante de estos en cada esquina. Lo curioso es que cuando se trata de ser vigilados en su forma de actuar, la manera de cómo se comportan ante la sociedad o sus familias, allí no les gusta y prefieren que nadie les exhorte o les haga ver su mal comportamiento y que les de algún tipo de consejo.

 


EZEQUIEL 3:16-21

Y aconteció que al cabo de los siete días vino a mí palabra de Jehová,  diciendo: Hijo de hombre,  yo te he puesto por atalaya a la casa de Israel;  oirás,  pues,  tú la palabra de mi boca,  y los amonestarás de mi parte. Cuando yo dijere al impío: De cierto morirás;  y tú no le amonestares ni le hablares,  para que el impío sea apercibido de su mal camino a fin de que viva,  el impío morirá por su maldad,  pero su sangre demandaré de tu mano. Pero si tú amonestares al impío,  y él no se convirtiere de su impiedad y de su mal camino,  él morirá por su maldad,  pero tú habrás librado tu alma. Si el justo se apartare de su justicia e hiciere maldad,  y pusiere yo tropiezo delante de él,  él morirá,  porque tú no le amonestaste;  en su pecado morirá,  y sus justicias que había hecho no vendrán en memoria;  pero su sangre demandaré de tu mano. Pero si al justo amonestares para que no peque,  y no pecare,  de cierto vivirá,  porque fue amonestado;  y tú habrás librado tu alma.


Como cristianos, tenemos la gran tarea de llevar la Palabra de Dios a todo lugar y a todas las personas; pero también como hermanos tenemos la obligación de exhortarnos y ayudar a todo aquel cristiano que tenga problemas y que ha caído en las trampas del enemigo ò talvez esta pasando por momentos difíciles donde lo único que hace es alejarse de la iglesia o peor aun, darle la espalda a Dios y salirse de la sombra protectora de nuestro Señor.

                                                      
          
Es muy triste que hoy en día se diga que la iglesia no es una edificación de cuatro paredes, más sin embargo nosotros mismos no practicamos lo que predicamos, abandonamos a los hermanos que por una u otra razón se alejan de la iglesia, el pretexto mas común y fácil es decir: cada quien debe rendir sus cuentas al Señor, no tomamos el tiempo suficiente para discípular, vigilar, guiar y orientar a un hermano, no nos interesa si llega o no a la iglesia o el motivo por el cual se alejo o ha abandonado el camino que Jesucristo nos dejo.

 

Es muy importante que nos vigilemos como hermanos espirituales para que ninguno caiga presa de del enemigo, no permitamos que esto suceda, ayudémonos y apoyémonos unos a otros, oremos juntos para que El Señor renueve nuestras fuerzas y que siempre estemos de la mano de nuestro Padre Celestial; esto no se trata de una competencia, menos de quien llega primero, al Señor le interesa que su iglesia se mantenga siempre viva y constante, siempre vigilantes para cuando El venga por nosotros.


Observa que no es una opción el llevar la Palabra de Dios, hazlo en cualquier momento,  cualquier lugar: colegio, trabajo, entre los amigos y familiares; no existe excusa para no exhortar y ayudar a los hermanos para que juntos podamos mantener una iglesia fuerte, constante con la fe puesta en Cristo. Tú debes tener la humildad, paciencia y valor para que Dios permita ayudarte a través de un hermano, no te comportes soberbio o negligente, date cuenta que Dios quiere que vuelvas a su rebaño y no sigas perdido por el mundo, menos que te alejes de la protección que solo nuestro Señor puede dar.

 

 

Dios te bendiga.

 

Comentar este post