Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

El objetivo de este blog es unicamente difundir la palabra de Dios y proveer un medio sencillo y practico para ayudarnos unos a otros a crecer y mantenernos firmes en la fe que nos dejo Jesucristo, el Hijo de Dios.

Una palmadita en la espalda

Publicado en 17 Marzo 2009 por PALABRAS SENCILLAS in UNA CUCHARADITA AL DIA

UNA PALMADITA EN LA ESPALDA

Cada uno de nosotros, ya sea que trabaje, estudie o quizás trabaja en casa; necesitamos de alguna manera sentirnos felicitados, aunque muchos digan que no lo necesitan, es importante siempre expresarles a los demás, tu agradecimiento por el trabajo que han hecho, así como te gusta a ti que te feliciten cuando has cumplido tus metas, tareas y llenado las expectativas de los demás en cualquier acción que contaban contigo.

1 TESALONICENSES 1:2-5

Damos siempre gracias a Dios por todos vosotros,  haciendo memoria de vosotros en nuestras oraciones, acordándonos sin cesar delante del Dios y Padre nuestro de la obra de vuestra fe,  del trabajo de vuestro amor y de vuestra constancia en la esperanza en nuestro Señor Jesucristo.

Porque conocemos,  hermanos amados de Dios,  vuestra elección; pues nuestro evangelio no llegó a vosotros en palabras solamente,  sino también en poder,  en el Espíritu Santo y en plena certidumbre,  como bien sabéis cuáles fuimos entre vosotros por amor de vosotros.

 

Dios no esta obligado a agradecerte el trabajo que haces por El, es mas debes sentirte bendecido si el Señor te utiliza para su plan perfecto. Sin embargo Dios es tan maravilloso y misericordioso que día a día nos regala tantas bendiciones; pero nosotros por estar esperando que una bendición será un carro nuevo, un trabajo bien pagado sin hacer nada; si estamos esperando ganarnos la lotería y solo con eso decir que fuimos bendecidos, mi querido amigo y amiga, estamos mal.

Si tienes la delicadeza de admirar el cielo, los árboles, los jardines, la brisa calida o fresca; si tienes esa actitud positiva y logras ver todo lo bueno que hay en cada uno de tus familiares y compañeros, podrás estar de acuerdo conmigo que hay mas de una bendición cada día por la que debemos sentirnos felicitados por Dios.

Cuando tengas la oportunidad de felicitar a alguien, quizás no dando un premio caro ni con palabras endulzadas y falsas, pero si un saludo afectuoso o palabras de aliento y felicitación,  ¡hazlo!, que no te invada la envidia o rencor, que salga de ti el amor que el Espíritu Santo ponga en ti, no sientas vergüenza por expresarte y saluda a las personas que están a tu alrededor, dales una palmadita en la espalda en señal que están haciendo un buen trabajo, pues el Señor ya te dio una palmadita a ti, con el simple hecho de poder leer este pequeño documento.

 

Dios te bendiga.

Comentar este post