Wednesday 1 january 3 01 /01 /Ene 18:39

Las personas estamos expuestas a todo tipo de engaños, nos dejamos deslumbrar por el brillo o el color de las cosas, a veces por la marca o simplemente porque es lo que está de moda. Lo mismo hacemos al juzgar a las personas, nos dejamos llevar por la apariencia, discriminamos o aceptamos a alguien en nuestro círculo por su estatus social, por el auto que conduce o simplemente por la ropa de marca y los lugares que frecuenta.

 



DANIEL 1:8-12

Y Daniel propuso en su corazón no contaminarse con la porción de la comida del rey, ni con el vino que él bebía; pidió, por tanto, al jefe de los eunucos que no se le obligase a contaminarse.  Y puso Dios a Daniel en gracia y en buena voluntad con el jefe de los eunucos; y dijo el jefe de los eunucos a Daniel: Temo a mi señor el rey, que señaló vuestra comida y vuestra bebida; pues luego que él vea vuestros rostros más pálidos que los de los muchachos que son semejantes a vosotros, condenaréis para con el rey mi cabeza.  Entonces dijo Daniel a Melsar, que estaba puesto por el jefe de los eunucos sobre Daniel, Ananías, Misael y Azarías: Te ruego que hagas la prueba con tus siervos por diez días, y nos den legumbres a comer, y agua a beber. 

 


quien-soy-yo

 

Estos cuatro jóvenes, tenía claro lo que eran y lo que querían, no se dejarían deslumbrar por estar en el palacio del rey, ni mucho menos sentirse importante por haber sido elegidos entre muchos. No es malo disfrutar de las bendiciones, pero debemos saber marcar el límite entre lo que nos agradas a nosotros  y lo que  agrada a Dios. No te dejes llevar por las cosas del mundo, cosas que son agradables a la vista, cosas vanas que nos arrastran a una vida de enajenación hasta caer en vicios, donde vivimos y nos ahogamos en trivialidades, olvidándonos de lo más importante que es vivir para nuestro Dios. El ser cristiano es para vivirlo en todo lugar y a toda hora, debemos hacernos notar donde quiera que vayamos, no para hacer sentir menos a nadie o sentirnos más que los demás, es simplemente demostrar que somos hijos de Dios sin importar las circurnstancias, el lugar o las personas.

No seamos solo sombra de cristianos, realmente pongamonos los zapatos de cristianos y comportemonos como tal, sino es asi, en realidad no sabes quien eres.

 

Dios te bendiga

Por PALABRAS SENCILLAS - Publicado en: UNA CUCHARADITA AL DIA - Comunidad: Palabras Sencillas
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios
Tuesday 10 january 2 10 /01 /Ene 21:15

UNA SOCIEDAD RELIGIOSA

En cualquier área de la sociedad que nos movamos, llámese barrio, colonia, colegio, trabajo o iglesia, se da una situación muy curiosa, donde las personas valoran a los demás por cómo se visten, el carro que manejan, la forma de hablar, el grado académico, el lugar donde viven hasta la manera de caminar. Esta lista de cosas determinan para muchos el nivel de importancia o respeto de un individuo, aunque ellos mismos sean todo un caso en su vida privada y utilicen todo eso como fachada de pulcritud para ocultar su verdadera personalidad, su verdadero estilo de vida intentando engañar con ropa de marca, mirando con desprecio aquellos que visten y viven de una manera sencilla y no tan sofisticada como ellos, y será peor para aquellos que tengan alguna falta producto de su vida pasada, serán juzgados con mucho mas desprecio por esa sociedad religiosa que es experta en guardar las apariencias.


LUCAS 7:36-43

  Sin-titulo.png Uno de los fariseos rogó a Jesús que comiese con él.  Y habiendo entrado en casa del fariseo,  se sentó a la mesa.  Entonces una mujer de la ciudad,  que era pecadora,  al saber que Jesús estaba a la mesa en casa del fariseo,  trajo un frasco de alabastro con perfume;  y estando detrás de él a sus pies,  llorando,  comenzó a regar con lágrimas sus pies,  y los enjugaba con sus cabellos;  y besaba sus pies,  y los ungía con el perfume.  Cuando vio esto el fariseo que le había convidado,  dijo para sí: Este,  si fuera profeta,  conocería quién y qué clase de mujer es la que le toca,  que es pecadora.  Entonces respondiendo Jesús,  le dijo: Simón,  una cosa tengo que decirte.  Y él le dijo: Di,  Maestro.  Un acreedor tenía dos deudores: el uno le debía quinientos denarios,  y el otro cincuenta;  y no teniendo ellos con qué pagar,  perdonó a ambos.  Di,  pues,  ¿cuál de ellos le amará más?  Respondiendo Simón,  dijo: Pienso que aquel a quien perdonó más.  Y él le dijo: Rectamente has juzgado.


A Jesús no le interesan las cosas materiales, a él únicamente le interesa la humildad y disposición de tu corazón para adorarle y honrarle con tu vida cada día, el único que puede juzgar a alguien es el Señor, dejémonos de religiosidades y vivamos como verdaderos cristianos, ayudándonos, apoyándonos y alentándonos unos a otros en lugar de criticarnos. Jesús no vino a despreciar a nadie, el vino a salvar a todo aquel que lo acepta como su único Dios y Salvador.

 

Dios te bendiga.

Por PALABRAS SENCILLAS - Publicado en: UNA CUCHARADITA AL DIA - Comunidad: Palabras Sencillas
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios

RECORDATORIOS

GALATAS 5:1

Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud.

ni-os-sonriendo.jpg

 

Presentación

Calendario

October 2014
M T W T F S S
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
<< < > >>

Últimos Comentarios

Crear un blog en OverBlog - Contacto - C.G.U - Remuneración por el programa "Gana con tu Blog" - Reportar un abuso - Artículos más comentados